¿Para qué sirve la adolescencia?

La adolescencia es una etapa de la vida que solamente atraviesa el ser humano ya que ningún otro animal la experimenta. Las alteraciones que tienen lugar y que afectan no sólo al ámbito físico sino que también a la personalidad, se han relacionado siempre con el cambio hormonal.
Durante los diez primeros años de la vida se generan billones de conexiones neuronales, muchas de las cuales se eliminan en la segunda década. El cerebro se reduce por tanto, lo cual resulta paradójico si tenemos en cuenta que en esta segunda década somos capaces de desarrollar mucha más actividad y de conocer y tratar mucha más información.
Se produce, por tanto, una “poda” en el cerebro que ayudará a que éste funcione mucho mejor. Empiezan a activarse zonas del mismo que antes no funcionaban y que permiten la utilización de funciones superiores.
Los adolescentes necesitan experimentar y empezar a tomar decisiones propias. La rebeldía tan característica de esta fase se relaciona fundamentalmente con la necesidad de experimentar una vida nueva y más independiente. Por una parte necesitan forjarse una identidad propia por lo que rompen psicológicamente con los padres. Por otra, necesitan experimentar y aprender asumiendo riesgos. Es una manera de crecer y lo peor que se les da es calibrarlos.
En conclusión, debemos ser conocedores de todas estas circunstancias, estar atentos a sus necesidades, a las etapas que sabemos que deben atravesar y, comprendiendo un poco mejor el para qué actúan de esta manera, hacer más eficaz nuestra relación con ellos y nuestro acompañamiento.

Leave a Reply